Precios políticos crearon la distorsión actual del mercado arrocero

El mercado arrocero soporta graves problemas de sobre oferta, altos inventarios, iliquidez y bajos precios, originados principalmente por el incremento del contrabando  que en opinión de Javier Chong,  presidente de la Corporación de Industriales Arroceros del Ecuador,  comenzó hace cuatro años con la fijación de  precios de  sustentación elevados, “políticos,  que falseaban la realidad de mercado” .

La cuestionada fijación de precios mínimo y máximo para la gramínea en cáscara, que ha motivado paros y el pedido  de  separar del cargo al Ministro de Agricultura, le parece en cambio conveniente porque permite comprar en una franja que se ajusta a las diferentes calidades y  categorías de arroz que se producen y comercializan en el país. “No es lo mismo un arroz grano largo que uno corto, un arroz que cocina bien a otro que no rinde, la exigencia del consumidor local es mayor” , subrayó.

Lea también Exportación de arroz a Colombia aliviará en más de un 30% el alto inventario 

Sobre los precios de sustentación  piso y techo establecidos, indicó que el piso de $32,20 saca de 200 libras, aún está por encima que el referido en Colombia y Perú de $25 y $26 dólares.

Estimó  Chon muy altos los inventarios  de la gramínea en cáscara,  suman según él  casi cuatro veces  la reserva estratégica mensual (52,500 t) y mantienen deprimido el precio.  “Si no vende el industrial,  no tendrá plata para comprar ni el espacio donde almacenar las cosechas, caso de la actual que se espera buena y con pico de salida del  10 de mayo en adelante” expresó.

Acerca de las protestas realizadas recientemente, observó que han agravado la mala situación porque la bulla lanzada  al mercado hace que el comerciante o  mayorista se ponga nervioso y absorba lo mínimo en espera  de que los precios bajos  que denuncian de $ 15 a $ 20,  se hagan realidad y no compren con mucha diferencia de precio.

“La UNA tiene que salir a comprar suficiente volumen, tanto arroz cáscara como pilado para quitarle el trastorno  al  mercado.  Las autoridades saben donde se procesa el arroz de contrabando en el Azuay, Loja y El Oro y deben actuar. Muchos de los que protestan lo hacen porque el precio del arroz en el campo esta a $ 26 y presionan para que  la UNA les reciba su producto  porque, recordemos que  siete de cada 100 sacas ofrecidas,  puede adquirir la entidad” resaltó el dirigente gremial.

Por último requirió del gobierno establecer  un incentivo al almacenamiento de la gramínea para incrementar este servicio y contratar el servicio de limpieza, pesaje y  secado  de los afiliados de Corpcom  para evitar  congestión en el recibo de la próxima cosecha y así utilizar toda la capacidad instalada que puede quedar en parte ociosa por las dificultades arriba mencionadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *