Organizaciones rurales en Ecuador recibirán $36 millones

El  Consejo de Gobernadores del Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola (FIDA),  institución financiera internacional y organismo especializado de las Naciones Unidas, acordó en septiembre del  año pasado  destinar  USD 20 millones  a  un nuevo proyecto que pretende potenciar la economía  de organizaciones rurales en Ecuador.

Se beneficiarán unas 20 000 familias que viven en las provincias de Guayas, Los Ríos, Morona Santiago Zamora Chinchipe y Azuay e incluye de parte del FIDA,  un subsidio de 4 millones dirigido a la adaptación de la agricultura al cambio climático.

El Gobierno ecuatoriano destinará un adicional de USD 12 millones y ejecutarà este  proyecto durante cinco años por el Instituto Nacional de Economía Popular y Solidaria (IEPS)  mediante capacitación y  apoyo económico a asociaciones, cooperativas, comunidades y otras organizaciones participantes.

Los jóvenes,  pieza clave para potenciar la economía rural

Incentivos para que los jóvenes permanezcan en las zonas rurales, pidió el  Consejo de Gobernadores del Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola (FIDA) a los líderes mundiales.  Esto en un mundo donde hay un número creciente de personas -aproximadamente 1.600 millones- que viven en situación de fragilidad.

Olusegun Obasanjo, ex presidente de Nigeria  asevera que son “Los jóvenes quienes tienen que estar en el corazón de cada programa de desarrollo”;  los  jóvenes como catalizadores para el cambio y la construcción de su resiliencia, o sea la capacidad de reaccionar ante la fragilidad.

Cuando los jóvenes tienen acceso a la tierra, capacitación, mercados, tecnología y finanzas, la transformación puede realizarse en las zonas rurales de los países en vía de desarrollo y en la actualidad  hay en el mundo 1.200 millones personas  entre 15 y 24 años, la mayor cantidad en esta faja de edad que el mundo haya visto, refiere el FIDA.

Se calcula que más de 600 millones de jóvenes viven hoy en situaciones de fragilidad y tienen de dos a tres veces más probabilidades de estar desempleados o subempleados. Además se estima que más de 200 millones de jóvenes trabajan en condiciones de pobreza y ganan menos de 2 dólares por día.

«Hay muchas tecnologías agrícolas nuevas, pero los jóvenes para usarla o aplicarla, necesitan acceso al financiamiento, especialmente cuando se trata del cambio climático», precisa un comunicado de prensa de ese organismo.

Sebastián Pedraza, de la Red Nacional de Jóvenes Rurales, dijo que los jóvenes deben comprender el valor real de su tierra y de su trabajo como agricultores para retomar confianza y volverse agentes efectivos de cambio.

Debemos educar a los jóvenes agricultores para que comprendan cuán importantes son para el mundo. Uno podría necesitar de un médico o de un abogado para ser asesorado, pero nunca podrá prescindir de un agricultor» resalta Pedraza.

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *