Remora, una solución de bajo coste para que todos los buques del mundo ayuden a limpiar los océanos

Remora es un sistema automático de limpieza que usa el movimiento de su infraestructura anfitriona para extraer plásticos en ambientes fluviales y marinos, escalable y financieramente viable. Un proyecto premiado en los James Dyson Award en el Reino Unido.

¿Qué es Remora?

Se trata de un sistema de autolimpieza de los océanos que usa el movimiento relativo de los barcos o turbinas marinas generadoras de energía con el objetivo de extraer la contaminación plástica del mar. De una manera escalable y viable financieramente según su diseñador.

¿Qué inspiró la creación de Remora?

A Robert Rouse verdaderamente le apasionan los océanos. Es el creador de este proyecto, este es su proyecto de graduación.

Por ahora este es el tema de una investigación en curso. Rouse se centró en un grave problema, la contaminación plástica marina.  Un tema que investiga con interés.

Su desafío es lograr una solución que sea escalable y global. Es un proyecto integrable en infraestructura de generación de energía y en los buques de las redes de transporte mundiales. El mismo cubre áreas ecológicas y costeras. Pero evita la entrada en la cadena alimentaria marina.

Cómo funciona

Actualmente el prototipo construido es una turbina con autolimpieza, la cual se puede instalar tanto en una turbina generadora de energía o puede ser modificada para realizar la instalación en un barco.

Cuando es instalado en el sistema de propulsión de un barco, el agua es aspirada y expulsada por los impulsores. En ambos casos, a medida que el agua pasa a través del sistema, el material queda atrapado durante su paso por una serie de membranas escalonadas.

Un sistema giratorio limpia estas membranas barriendo el material y empujándolo hacia afuera radialmente, donde es extraído por una serie de válvulas de no retorno.

El resultante contiene una mezcla de material; por lo que se pasa a un sistema auxiliar para separar los materiales, de manera que se retenga sólo la parte sintética y se devuelva al agua cualquier otro material natural.

Un sistema viable para limpiar el plástico marino

El hecho de integrar infraestructura y sistema de trasporte, aumenta el impacto potencial. Ofreciendo de esta manera la mejor superposición, entre áreas ecológicas y puntos de entrada de contaminación.

Esta tecnología reduciría el coste de la eliminación de la basura plástica marina, hasta en un 97.5% por kilogramo. Este sistema permitiría la fácil recolección de material plástico, sin soluciones costosas.

Esta tecnología podría llegar a reducir en 10 años hasta el 50% de la basura plástica marina, extrayendo hasta 75 millones de toneladas.

Creyendo fielmente que su proyecto es la mejor solución para recuperar el océano de la contaminación plástica, Rouse actualmente está formando su propia empresa, con la firme convicción de desarrollar el proyecto.

En los últimos meses ha estado solicitando las patentes necesarias. Quiere construir un nuevo prototipo para realizar pruebas a escala. Encontrar socios para usar e integrar la tecnología.

Por último, también quiere diseñar nuevas alternativas, que ofrezcan soluciones a la contaminación de plástico en el océano.

FUENTE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *