En el norte de Chile: Siembran 46.000 juveniles de corvina

La inversión de la iniciativa alcanza a $11.500 millones en un plazo de doce años, cuyo proceso comenzó en 2010 y se proyecta concluir en 2022.

En un operativo, que demandó diez días en Iquique (región de Tarapacá), 46.000 ejemplares juveniles de corvina fueron trasladados desde estanques de pre engorde en tierra hacia dos balsas-jaula en el mar, ubicadas frente al sector de la ex Ballenera.

Las maniobras, que contaron con la participación de un equipo especializado, corresponden al “Programa Corvina”, iniciativa impulsada por la Corporación de Fomento de la Producción (Corfo), liderada por la Fundación Chile (FCh), y ejecutada por la Universidad Arturo Prat (UNAP) y la Corporación para el Desarrollo de la UNAP (Cordunap) en el puerto nortino, con el apoyo de Pesquera Friosur.

El transporte de los peces, de una talla entre 100 y 120 gramos, se realizó a través de un mecanismo de succión con bombas desde los estanques terrestres, para luego almacenar las especies en un camión aljibe, acondicionado especialmente para la operación.

En ese vehículo fueron llevados por cerca de 5 kilómetros al sur, para ser traspasados por gravedad a estanques de transporte de peces instalados en una plataforma de trabajo frente al muelle de la ex Ballenera.

Posteriormente, a través de una embarcación, fueron remolcados mar adentro hacia las balsas-jaula, último destino para continuar con el proceso de crecimiento de los juveniles.

“El comportamiento ha sido óptimo. Se han adaptado bien, y al segundo día de ingresar a las jaulas, ya mostraban apetito para ser alimentados”, explicó Avelino Muñoz, director de la subetapa de Cordunap.

En cada viaje fueron transportados 4.500 peces, a razón de dos traslados al día. Sin embargo, las condiciones de marejadas afectaron la normal planificación, debiendo suspenderse las operaciones en algunos casos hasta que mejoraran las condiciones del mar.

En su nuevo hábitat, las corvinas permanecerán por el período de tiempo que se extenderá hasta que el cultivo alcance un crecimiento de 2 a 3 kilos por ejemplar.

“De acuerdo con los ajustes del ‘Programa Corvina’, y sujeto a la aprobación del permiso de impacto ambiental, en julio se instalarían otras dos balsas-jaula en Iquique, pero en este caso los juveniles serán trasladados desde el Centro Acuícola Tongoy de Fundación Chile. Se estima que el proyecto alcance una producción total de aproximadamente 150 toneladas durante los siguientes cuatro años (2019 – 2022)”, precisó Avelino Muñoz, encargado del cultivo en la zona.

“Los objetivos del programa son diversificar la acuicultura nacional, tanto en especies como en territorios. Se trata de un proyecto científico de transferencia tecnológica, el cual está adquiriendo mayor madurez con resultados exitosos en su reproducción en cautiverio a través de este programa. También nos ha permitido generar una tecnología de producción de la especie para un futuro escalamiento del cultivo comercial”, dijo por su parte Cristóbal Cobo, director del “Programa Corvina”.

El director regional de la Corfo en Tarapacá, César Villanueva, destacó los avances de la propuesta acuícola y su integración con la región de Tarapacá a través de la Universidad Arturo Prat.

“Es trascendental para nuestra región que se desarrolle este programa en Iquique y que esté entregando resultados óptimos. Aunque estamos en una etapa investigativa, nos hace mirar en forma auspiciosa el futuro de la producción de la corvina”, expresó.

Los objetivos del programa son generar una actividad productiva ambiental y socialmente sustentable, destacando los atributos de la corvina, de ser una especie nativa, de alto valor nutritivo y gastronómico. También busca promover este tipo de cultivos en el norte, donde actualmente no hay acuicultura de peces.

La inversión de la iniciativa alcanza a $11.500 millones en un plazo de doce años, cuyo proceso comenzó en 2010 y se proyecta concluir en 2022. En la actualidad se ejecutan tres subprogramas: Producción de juveniles y engorda en sistema RAS (recirculación) en Tongoy (región de Coquimbo), a cargo de la FCh; engorda y preengorda en tierra, en el Campus Huayquique de la UNAP, y engorda en balsas-jaula en el mar, con Cordunap como ejecutor.

La corvina (Cilus gilberti) es un pez nativo de amplia distribución en las costas de Perú y Chile. Pertenece a la familia Sciaenidae, que incluye alrededor de 70 géneros y 270 especies que se distribuyen en regiones templadas y tropicales del mundo.

Es altamente valorada en el mercado interno por sus cualidades gastronómicas, teniendo atractivas oportunidades para la exportación a Estados Unidos y Francia, entre otros destinos.

FUENTE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *