Fedearroz pide investigar arroz contaminado con metales tóxicos que entró a Colombia

La Federación Nacional de Arroceros, Fedearroz, pidió al gobierno colombiano y a las autoridades sanitarias adelantar una exhaustiva investigación en el arroz que entra en los contingentes de importación ya que se han encontrado trazas de metales pesados como es el caso del cadmio y el plomo.

El asunto es muy serio porque el cadmio es un metal del grupo de los elementos de transición, caracterizado por su color blanco plateado, maleable y fácilmente confundible con el estaño. Este elemento químico es altamente tóxico y es el resultado de producir o refinar minerales de zinc. Se utiliza para la fabricación de extintores, alarmas de incendios, fusibles y soldadura.

El plomo igual es un metal pesado y tóxico. La intoxicación provocada por exposiciones a este metal se conoce como saturnismo plumbosis. Este tipo de envenenamiento que genera el ingreso de plomo al cuerpo humano se llama así en vista que los alquimistas de la antigüedad conocían este elemento como Saturno.

Para Hernández hay que mirar bien el tema porque el hecho se registró en zona de frontera, aspecto que invita a averiguar si se trata de arroz traído de otros países, o si de pronto el problema lo tiene el arroz colombiano.

“Nosotros hicimos la toma de muestra de unos arroces importados de Ecuador y lamentablemente una dio positiva, lo cual no quiere decir que todos los arroces traigan ese problema, pero la invitación que estoy haciendo y la propuesta que le haré al ministro de Agricultura es que en esta situación tenemos que hacer una reunión entre el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos, Invima, el Instituto Colombiano Agropecuario, ICA, Fedearroz, la industria y la cartera agropecuaria para analizar la situación porque no se puede sancionar a quien le salga positiva una muestra de 100 o de 200 porque tampoco se ha hecho y es función del estado proteger la salud pública y éste es un problema de salud pública que tiene que ser investigado por el gobierno y con mucho gusto todos en la cadena arrocera colaboraremos, pero necesitamos un plazo porque si bien el Invima tiene que hacer todos los muestreos, no es consecuente sancionar a toda la industria porque ella tampoco tiene la culpa”, declaró el señor Hernández.

Agregó que de igual manera hay zonas en los que ni siquiera el agricultor es responsable porque hay fuentes de agua que tiene mercurio como consecuencia de la minería ilegal o producto de meterle candela a las socas de los cultivos.

Lo único cierto, dogmatiza el dirigente gremial, es muy importante llegar a una conclusión clara de dónde proviene esto y fomentar los remedios para contrarrestar este tipo de problemas.

FUENTE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *