EJF revela amplia gama de abusos a los derechos humanos en la industria pesquera

Abusos a los derechos humanos evidencia el nuevo informe de la organización Environmental Justice Foundation (EJF) donde se detalla casos de esclavitud, servidumbre por deudas, alimentos y agua insuficientes, condiciones de vida inmundas, agresiones físicas y sexuales e incluso asesinatos a bordo de buques pesqueros de 13 países que operan en tres océanos.

Según el informe, se necesita una ratificación urgente de los acuerdos internacionales diseñados para mejorar los derechos de los trabajadores, las inspecciones y su aplicación. La transparencia total en la industria también es crucial para poner fin al ciclo de abusos.

Día Internacional

El nuevo informe, presentado el 5 de junio en coincidencia con el Día Internacional de Lucha Contra la Pesca Ilegal, No Informada y No Regulada y antes del día mundial de los océanos, el 8 de junio, reúne las evidencias de investigaciones recientes de EJF, otras ONG y medios de comunicación para revelar el verdadero alcance de los abusos en la industria pesquera.

El informe detalla numerosos casos de abuso, en buques que enarbolaban tanto banderas de países en desarrollo como de países desarrollados, desde la UE y Estados Unidos hasta Asia y América del Sur.

Incluye investigaciones recientes que revelan graves abusos en embarcaciones que van desde palangreros taiwaneses que pescan en alta mar en busca de atunes de alto valor, hasta desesperados arrastreros vietnamitas que ingresan ilegalmente en las aguas costeras de Tailandia debido al colapso de sus propias pesquerías.

La gran mayoría de estos pescadores maltratados son migrantes, a menudo traficados a los buques a través de intermediarios que facilitan estas prácticas abusivas.

Trabajo encubierto

Un trabajo encubierto en Tailandia dejó al descubierto cuán fácilmente pueden ser explotados los migrantes recién llegados, que comúnmente no pueden hablar tailandés y desconocen las leyes y derechos laborales. Los contratos a menudo se escriben en tailandés, lo que significa que los trabajadores no pueden entender los términos y condiciones.

Los intermediarios cobran aranceles exorbitantes, con intereses, y a menudo toman sus pagos directamente de los salarios de los trabajadores y crean condiciones para la servidumbre por deudas.
 
Este abuso de los trabajadores es parte de un círculo vicioso de abusos de los océanos. A medida que la pesca insostenible y, a menudo, ilegal, sigue provocando fuertes descensos en los stocks pesqueros, los ingresos generados por la pesca disminuyen.

Para mantener las ganancias, los propietarios de barcos sin escrúpulos buscan reducir sus costos mediante la pesca ilegal y el trabajo forzado, en condiciones de servidumbre y esclavitud.

Esta explotación no gestionada y destructiva de los ecosistemas marinos hace que las poblaciones de peces disminuyan aún más, y el ciclo continúa.

Se presentan pruebas detalladas de este círculo vicioso de abusos en las entrevistas de EJF con pescadores a bordo de buques vietnamitas. La tripulación habló de largas horas de trabajo, acceso restringido a alimentos y agua, y de solo recibir pago si la captura era buena.

De manera crucial, cuando abandonaban los puertos, sabían que se dirigían a Tailandia para pescar ilegalmente. No tiene sentido pescar en aguas vietnamitas, dijeron, porque no quedan peces. La flota pesquera vietnamita es una de las más grandes del mundo y ahora cuenta con más de 100.000 embarcaciones.

La corrupción y la mala gobernanza continúan alimentando el problema, limitando la gestión efectiva y el cumplimiento de las leyes

Transparencia

Sin embargo, es la casi total ausencia de transparencia en la industria pesquera mundial lo que permite que estas prácticas nocivas se propaguen, afirma el informe.

La falta de transparencia permite a los operadores ilegales crear tanta confusión como sea posible en torno a sus identidades; escapar de la detección cambiando los nombres de los buques; ocultar la propiedad del barco; enarbolar diferentes banderas para evitar la detección; o eliminar por completo los buques de los registros.

«Nuestro informe destaca con profundidad las verdades sobre la industria pesquera a nivel mundial, destacando cómo los operadores ilegales y sin escrúpulos realizan operaciones basadas en el abuso de los trabajadores y la explotación ilegal e insostenible de las pesquerías marinas», explica el director ejecutivo de EJF, Steve Trent.

«Este nuevo informe deja absolutamente claro que las brechas en los derechos de los trabajadores, las regulaciones de pesca y los procedimientos de cumplimiento deben ser abordados con urgencia. Resulta igualmente claro que este proceso será de gran ayuda si todos los países ratifican, implementan y hacen cumplir acuerdos internacionales como el Convenio sobre el Trabajo en la Pesca de la Organización Internacional del Trabajo (C188). Del mismo modo, el caso de una acción agresiva contra los intermediarios que engañan a los migrantes, vendiéndolos a los traficantes y en la servidumbre por deudas, es claro y convincente.»

FUENTE

FOTO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *