Ecuador se adhiere a la “Alianza Global para el océano”

Actores Productivos

En un acto desarrollado de manera virtual, Ecuador anunció que es el vigésimo sexto integrante de la “Alianza Global para el Océano” (GLOBAL OCEAN ALLIANCE – 30X30), una iniciativa del Gobierno de Reino Unido que busca que al menos el 30% de los océanos del mundo se declaren Áreas Marinas Protegidas (AMPs), hasta el año 2030, permitiendo actividades económicas sostenibles alineadas con objetivos de conservación.

El evento contó con la participación del ministro de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana, Luis Gallegos; el ministro del Ambiente de Reino Unido, Zac Goldsmith; el ministro Presidente del Consejo de Gobierno de Galápagos, Norman Wray; el ministro del Ambiente y Agua, Paulo Proaño; y el ministro de Producción, Comercio Exterior, Inversiones y Pesca, Iván Ontaneda.

Sector pesquero industrial propone la gobernanza oceánica de la pesca

Zac Goldsmith ministro del Ambiente de Reino Unido, dio la bienvenida a Ecuador al Global Ocean Alliance como miembro número 26. “La evidencia científica nos dice que la protección efectiva de al menos el 30% del océano global ayudará a revertir estas tendencias, preservar las poblaciones de peces, aumentar la resiliencia al cambio climático y mantener la salud del océano a largo plazo”, acotó.

El canciller, Luis Gallegos, explicó que con ese 30% de protección propuesto, se triplicaría la meta del 10% que se había fijado para el año 2020 en virtud del Objetivo 14 de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas —referido a la vida submarina— y también de la Meta Aichi 11 del Convenio sobre Diversidad Biológica. “Debo señalar, con mucha complacencia, que en la Reserva Marina de Galápagos el Ecuador no solo ha cumplido con esa meta, sino que la ha superado”.

La Global Ocean Alliance provee una plataforma para cuidar los recursos pesqueros. Está comprobado científicamente que las Áreas Marinas Protegidas (AMPs) aumentan la biomasa total de los peces por más de 600%, dijo el titular del MPCEIP, Iván Ontaneda, quien añadió que la adhesión permitirá a Ecuador reforzar el respaldo internacional para frenar cualquier actividad que atente contra la biodiversidad de nuestros mares.

Por su parte Norman Wray, mencionó que «la población de Galápagos cree firmemente en la protección de su reserva marina y en la necesidad de hacer todos los esfuerzos nacionales e internacionales para continuar teniendo un lugar prístino en su parte terrestre y en su parte marina. Desde Galápagos creemos que invertir en la gente es también invertir en la conservación. Acercar a sus habitantes a su patrimonio natural, a sus océanos, es una estrategia importante para su protección.»

Paulo Proaño, ministro del Ambiente y Agua (e), señaló que “la implementación de herramientas para la protección de estos ecosistemas, como lo es el Sistema Nacional de Áreas Protegidas y los Acuerdo de Uso y Custodia del Manglar nos han permitido integrar a las comunidades y los ciudadanos en el desarrollo de acciones que han resultado ser efectivas para conservar nuestros océanos, sin descuidar al ser humano”.

Otro de los beneficios del país al formar parte de “Alianza Global para el Océano” (GLOBAL OCEAN ALLIANCE – 30X30), es que a escala mundial, se puede buscar apoyo para una protección más fuerte en áreas fuera de la Reserva Marina de Galápagos y ser parte de una red de países que podrían brindar apoyo al Ecuador en situaciones de afectación al territorio marino.

Asimismo, se podría gestionar recursos para las islas Galápagos, en vista que el Ministerio de Medio Ambiente del Reino Unido se encuentra conformando el Fondo Blue Planet, con recursos financieros no reembolsables.

La iniciativa toma singular importancia en vista de que varios estudios han identificado que los mares son amenazados por el aumento de temperatura en el océano y la reducción de los niveles de oxígeno. Esto impacta en el clima, afecta a la productividad de cosechas y a las fuentes de agua dulce en la tierra.

También, porque las Áreas Marinas Protegidas (AMPs) implementadas y gestionadas efectivamente pueden apoyar la conservación de biodiversidad, mejorar pesquerías, apoyar la adaptación al cambio climático y, además, ofrecer valor económico mediante el turismo,  protección costera, brindando oportunidades para la recreación y protegiendo las áreas de valor cultural.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: