21 cultivos que puedes almacenar sin nevera

Actores Productivos

No siempre es fácil conseguir productos frescos, sobre todo si no tienes nevera. La buena noticia es que muchas plantas se pueden cultivar para almacenarlas y usarlas después en los siguientes meses.

LE PUEDE INTERESAR: En funcionamiento el primer invernadero de vidrio solar transparente del mundo

Incluso si tienes un frigorífico, cultivar estas plantas es una forma estupenda de ahorrar espacio, tiempo y dinero.

No siempre se ha tenido la posibilidad de guardar los alimentos en un frigorífico. Antiguamente tenían que ser creativos y así aprendieron a guardar las verduras de una forma determinada que les permitía mantenerse frescas durante meses.

Aunque es imposible vivir sin frigorífico actualmente, no cabe duda de que el cultivo de plantas que pueden almacenarse sin nevera tiene innumerables ventajas. No sólo te permitirá tener alimentos nutritivos y deliciosos sin depender de la electricidad, sino que también ahorra un espacio precioso en la nevera o el congelador.

Muchas de estas verduras son increíblemente fáciles de cultivar. Si estás tratando de cultivar tus propios alimentos, no hay mejor manera de hacerlo que pensar en el cultivo de plantas cuyos frutos pueden ser cosechados para su almacenamiento a largo plazo.

Las mejores plantas para cultivar para almacenar – sin depender de una nevera.

Aquí están algunas de sus mejores plantas para cultivar para el almacenamiento, incluyendo tanto frutas como verduras, sin necesidad de refrigeración o congelador.

  1. Ajo.
  2. Zanahorias.
  3. Remolachas.
  4. Patatas.
  5. Manzanas.
  6. Peras.
  7. Nabos.
  8. Calabaza de invierno.
  9. Cebollas.
  10. Chirivías.
  11. Brócoli y coliflor.
  12. Boniatos.
  13. Tomatillos.
  14. Tomates.
  15. Alcachofas de Jerusalén.
  16. Puerros.
  17. Coles de Bruselas.
  18. Coles.
  19. Colinabos.
  20. Judías secas.
  21. Rábanos de invierno.

1. Ajo.

Hay varios tipos de ajo que puedes cultivar, con multitud de usos. El mejor tipo de ajo para almacenar dependerá del lugar donde vivas. Aunque el ajo de cuello blando o de alcachofa se almacena mucho mejor que el de cuello duro, este último es el que debe cultivarse si se vive en una zona con inviernos duros.

Lo bueno del ajo es que lo plantarás en otoño. Así, en lugar de tener que almacenar el ajo durante el invierno, lo harás durante el verano. Esto puede ayudarte a ahorrar aún más espacio en tu despensa o bodega. Los bulbos suelen durar unos 7 meses almacenados. Aprende a cultivar ajos en el huerto o jardín.

2. Zanahorias.

No todas las zanahorias duran mucho tiempo almacenadas, pero ciertas variedades, como Chantenay, Danvers e Imperator, son buenas para su almacenamiento. Siembra las semillas más tarde en la temporada, para que las zanahorias maduren alrededor de la época de las primeras heladas. Puedes dejar las zanahorias en la tierra durante una helada ligera, pero asegúrate de sacarlas antes de que se congelen. Aprende a cultivar zanahorias en tu huerto o jardín.

3. Remolachas.

Las remolachas son hortalizas de raíz con un sabor distinto, pero siempre que las coseches correctamente, esperando a que las raíces tengan un diámetro de 4-5 cm con 5 cm de hojas verdes, deberían durar unos 4 meses sin necesidad de refrigeración.

4. Patatas.

Cualquier buen jardinero sabe que las patatas duran mucho tiempo. Lo bueno es que tampoco hay que hacer nada para que se conserven relativamente bien.

Si vas a almacenar patatas durante el invierno, selecciona primero una variedad destinada específicamente a este fin. La variedad “Kennebec” es una buena opción, aunque casi cualquier tipo de patata cultivada en casa puede durar todo el invierno y hasta la primavera, siempre que se almacene correctamente.

Para mantener frescas las patatas cultivadas en casa, deberás guardarlas en un lugar fresco, seco, oscuro y bien ventilado. No te molestes en guardar las patatas que estén cortadas, manchadas o dañadas de algún modo. En la mayoría de los casos, las patatas almacenadas correctamente pueden durar entre 4 y 6 meses.

5. Manzanas.

Cuando se trata de cultivar plantas para el almacenamiento a largo plazo, no tienes que confiar únicamente en las verduras. Las frutas también son una buena opción. Las manzanas son algunas de las mejores. Las manzanas autóctonas, junto con las más ácidas, son las mejores.

Puedes pensar en cultivar variedades como Pink Lady, Honeycrisp, Fuji o Rome Beauty para conseguir una mayor duración. Al igual que con el almacenamiento de las patatas, asegúrate de conservar sólo las más frescas, más maduras y con menos manchas. Envuelve cada manzana en papel de periódico y guárdala en un cajón para manzanas hasta que vayas a utilizarla.

6. Peras.

Si quieres añadir más variedad a tu dieta y estás buscando otra fruta que dure tiempo almacenada, piensa en las peras. Deben almacenarse a temperaturas relativamente frías, pueden durar hasta 3 meses.

7. Nabos.

Otro cultivo de raíz que puedes cultivar para almacenar es el nabo. Durará varios meses, siempre que cortes las puntas para que no saquen la humedad de las raíces y los mantengas en condiciones frescas y oscuras.

8. Calabaza de invierno.

La calabaza de invierno está infravalorada. Las calabazas duran mucho tiempo en el invierno y a menudo incluso los meses de primavera.

El grado de conservación de las calabazas de invierno dependerá del tipo que decidas cultivar. Aunque tanto la calabaza espagueti como la de bellota duran varios meses, no hay nada que supere a la calabaza butternut o Hubbard. En general, cuanto más gruesa sea la piel, más tiempo se conservará la calabaza. El secado es una buena manera de endurecer la piel y asegurarse de que la calabaza se almacena todo el tiempo que necesitas.

9. Cebollas.

Las cebollas también son conocidas por su capacidad de almacenamiento. Seguramente lo sabes si has tenido la misma bolsa de cebollas colgada en tu cocina durante meses.

Si decides almacenar cebollas, déjelas curar durante varias semanas (las partes superiores deben estar totalmente secas). Una vez curadas, corta todas las partes superiores de las cebollas menos un par de centímetros y guarda los bulbos en bolsas de malla. La mayoría pueden durar hasta 8 meses almacenados de esta manera. Aprende a cultivar cebollas.

10. Chirivías.

Prima a menudo olvidada de la zanahoria, la chirivía es otra hortaliza que puede almacenarse fácilmente. Siembra tus semillas directamente en el jardín o huerto a principios de la primavera y recógelas cuando hayan pasado las primeras heladas. Estos sabrosos tubérculos pueden conservarse hasta 5 meses.

11. Brócoli y coliflor.

Siempre que no hayan estado expuestos a heladas, tanto el brócoli como la coliflor pueden durar un par de semanas si los almacena en una bodega. Busca cabezas grandes y sin manchas. Aprende a cultivar brócoli en el huerto o jardín.

12. Boniatos.

Los boniatos también son una buena opción para el almacenamiento a largo plazo. Sin embargo, hay que cosechar los boniatos con el mayor cuidado posible, ya que cualquier rasguño puede convertirse en podredumbre en poco tiempo. Secar los boniatos antes de almacenarlos puede alargar su vida, al igual que guardarlos en un lugar fresco y oscuro. Al igual que las patatas, se conservan hasta 4-6 meses.

13. Tomatillos.

Lo ideal es refrigerar los tomatillos, pero estos pequeños y sabrosos frutos también pueden conservarse a temperatura ambiente entre varios días y una semana (a menudo más, si no están totalmente maduros).

14. Tomates.

Aunque los tomates no van a durar tanto como otras verduras almacenadas, como las zanahorias o las patatas, puedes conservarlos mucho más tiempo de lo que probablemente crees, si los almacenas correctamente. Tienes que elegir los que estén verdes o poco maduros. Guárdalos en un sitio oscuro y, una vez maduros, tendrás suministro para 2 o más semanas. Aprende a cultivar tomates en tu huerto o jardín.

15. Alcachofas de Jerusalén.

Las alcachofas de Jerusalén no son verduras comunes que la gente cultiva, pero estos pequeños y sabrosos tubérculos son buenas verduras a tener en cuenta si no quieres tener que depender de tu frigorífico. Se pueden almacenar en condiciones frescas y húmedas (lo ideal es meterlas en arena) durante unos 2-5 meses.

16. Puerros.

Como los puerros están tan relacionados con las cebollas y los ajos, también se conservan bastante bien. Los puerros pueden durar hasta 2 semanas en el frigorífico, pero también se pueden guardar en una bodega hasta 4 meses. Aprende a rebrotar puerros en tu cocina.

17. Coles de Bruselas.

Las coles de Bruselas también pueden almacenarse en una bodega. Para obtener el mejor sabor, espera a que se produzcan varias heladas en las plantas. Entonces puedes colgarlas boca abajo en la bodega donde durarán varios meses.

18. Coles.

Mucha gente no lo sabe, pero incluso las coles pueden almacenarse a largo plazo. Tendrás que elegir coles adecuadas al almacenamiento; asegúrate de investigar un poco para encontrar una buena opción para ti. Algunas variedades específicas para el almacenamiento son Brunswick, Late Flat Dutch y Red Acre; en general, la col morada se almacena mejor que la verde.

Elije cabezas que estén firmes y sólidas antes de almacenarlas. Después de la primera helada, saca toda la planta del suelo y corta las hojas sobrantes alrededor de la cabeza. Busca también cualquier bicho que pueda estar colgado, pero no enjuague ni lave las plantas.

Ten en cuenta que a veces es mejor almacenar las coles en un lugar separado de tus otras plantas. Tiene un fuerte olor que puede cambiar el sabor de peras o manzanas.

19. Colinabos.

Los colinabos no son tan populares como antes, probablemente porque podemos comer otras verduras más a menudo ahora que tenemos refrigeración.

Los colinabos tardan mucho en madurar, pero se conservan de 3 a 4 meses en una bodega. Además, tienen muchos nutrientes. La mejor manera de almacenar los colinabos es en un cubo lleno de arena húmeda. Estas verduras deben mantenerse frescas y en condiciones de un 90% de humedad, así que tenlo en cuenta a la hora de decidir dónde quieres almacenarlas.

20. Judías secas.

Puedes cultivar tus propias judías para almacenarlas. Las judías secas técnicamente no son un tipo de planta, en sí, pero cultivando cualquier tipo de judía destinada al secado y plantándola a principios de la primavera, después del riesgo de heladas, puedes mejorar su capacidad de almacenamiento.

Algunas variedades de judías tardan hasta 100 o más días en madurar, y para ello tendrás que dejar que tus judías se sequen en la planta. Una vez que lo hagas, podrás almacenar las alubias secas en tarros hasta un año.

21. Rábanos de invierno.

Por último, pero no menos importante, el rábano de invierno. Aunque la mayoría de los rábanos pueden almacenarse durante varias semanas, el rábano de invierno puede conservarse incluso más tiempo. En una bodega, los rábanos de invierno pueden durar hasta 3 meses.

Una buena opción también de conservar verduras es hacer conservas, siempre hay que tenerlo en cuenta.

FUENTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: