AgriculturaInternacionalesNOTICIAS

La demanda de jengibre provocada por la COVID ha desaparecido, dejando exceso de oferta en el mercado sudafricano

Actores Productivos

El mercado del jengibre, que el año pasado se vio impulsado por la búsqueda de alimentos que reforzaran la inmunidad contra la COVID, ha vuelto a caer a los niveles de demanda anteriores a la pandemia e incluso inferiores, ya que los saqueos de KwaZulu-Natal (KZN) afectaron a la demanda de jengibre en esa provincia.

LE PUEDE INTERESAR: Ministro Álava promete título de propiedad y riego a todos los pequeños agricultores del Ecuador

Hans Schroeder, director de producción (macadamia, aguacate y jengibre) de Macview, en Kiepersol (Mpumalanga), para quien el jengibre es un negocio familiar, dice que cuando empezó la COVID se produjo una escasez de jengibre y los precios eran muy buenos, pero que este año hay un exceso de oferta y la demanda es floja.

En mayo, Macview declaró a FreshPlaza que no esperaban que se repitiera la temporada anterior y, al final, según Ruan van der Westhuizen, director de finanzas y marketing de Macview, el jengibre no ha resultado ser la panacea y el bombo que se le daba ha disminuido.

La demanda de jengibre ha vuelto a los niveles anteriores, aunque, según Ruan, los hogares se han convertido en la última década en mayores consumidores de jengibre como parte de una tendencia más amplia hacia patrones de alimentación más saludables y bajos en carbohidratos.

Considera que en los últimos diez años se ha duplicado el número de productores de jengibre, y que muchos lo plantan periódicamente.

Los saqueos en KZN frenan la demanda de jengibre
El mercado de Durban siempre ha sido un indicador importante del sector local del jengibre, y desgraciadamente la demanda allí se ha desplomado como resultado del daño económico causado por los saqueos de julio. El jengibre se ha convertido en un producto de nicho e inasequible.

Macview acaba de enviar su primer palé de jengibre a Durban desde que comenzó la temporada en mayo, cuando normalmente hacían envíos dos veces al mes.

Johannesburgo sigue siendo el principal mercado y punto de distribución del jengibre, seguido de Ciudad del Cabo.

La temporada del jengibre se extiende hasta diciembre y el producto bien regado puede permanecer in situ, pero necesita riego por aspersión cuando las temperaturas superan los 28 °C, lo que ocurre a menudo en pleno verano en el Lowveld.

La necesidad de riego eleva considerablemente los costes de los insumos y limita la superficie dedicada al jengibre. Además, a los nematodos les encanta el jengibre, según Hans, y la nueva producción debe tener lugar en un suelo nuevo, con unos cinco años de descanso entre los cultivos de jengibre en el mismo terreno. En Macview, los anteriores campos de jengibre se plantan con aguacates (están a mitad del proceso con el establecimiento de 100 hectáreas de Lamb Hass) y nueces macadamia.

Las fuertes lluvias de enero y febrero provocaron algunas pérdidas, pero el resto del producto tiene muy buen aspecto.

El mercado de la cúrcuma se mantiene plano
Macview también produce cúrcuma, solo una hectárea al año que ofrece unas 25 toneladas al mercado, que es pequeño y no parece ampliarse.

“Es un cultivo mucho más fácil de producir que el jengibre”, explica Hans, “porque sus hojas son grandes y no transpira tanto. Sobrevive con riego dos o tres veces por semana, y no requiere el riego por aspersión que necesita el jengibre”.

FUENTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *