Acuicultura

Sector camaronero denuncia profunda crisis de inseguridad

Actores Productivos

El hecho más reciente de inseguridad ocurrió en una camaronera que conecta con el Golfo de Guayaquil, cuando trabajadores estaban en labores de pesca y al menos 25 antisociales fuertemente armados ingresaron disparando al aire e hirieron al custodio. Finalmente, los delincuentes se llevaron cerca de 5 mil libras de camarón, cuyo perjuicio asciende los 10 mil dólares. El hecho fue denunciado ante la Fiscalía; sin embargo, no hay detenidos en este caso, mientras que el herido continúa recuperándose favorablemente en una casa de salud.

De acuerdo con las estadísticas de la Dirección de Seguridad de la Cámara Nacional de Acuacultura (CNA):  de enero hasta fines de agosto de 2023 han sido reportados 62 incidentes delictivos que dejaron 45 heridos, dos muertos y una víctima de secuestro. Estas cifras son apenas una muestra de lo que ocurre en el sector, pues existe un 30% de “cifras negras”, correspondiente a personas que no denuncian por temor a represalias y por ende, al no ser judicializadas, se invisibilizan.

Ante esta grave situación de inseguridad, José Antonio Camposano, presidente ejecutivo de la CNA, manifestó públicamente que el sector privado ha identificado las rutas fluviales y terrestres con mayor incidencia criminal.

Estas zonas son: el kilómetro 26 de la vía Naranjal -Taura, y las vías Durán-Tambo y Playas. En cuanto a las rutas fluviales, se destacan el Golfo de Guayaquil (Puerto Roma y Punta Piedra) y el Archipiélago de Jambelí. 

No obstante, por falta de recursos económicos y logísticos de las entidades de control, no se realiza un patrullaje efectivo y no se cuenta con un eficiente trabajo de inteligencia, lo que impide la desarticulación de las bandas criminales que operan en estos sectores. El sector responsabiliza de esta crisis de inseguridad a la falta de decisión política del gobierno nacional de hacer frente a las bandas que operan en estas zonas. 

Entre tanto, el sector camaronero ecuatoriano continúa invirtiendo cerca de 80 millones de dólares anuales en materia de seguridad, para contar con guardias en turnos rotativos, financiar la implementación de sistemas de videovigilancia con inteligencia artificial y rastreo satelital. Estos esfuerzos, sin embargo, resultan insuficientes puesto que el gobierno no dio paso a las reformas al reglamento de armas propuestas por la CNA que permitan que las empresas de seguridad puedan portar armamento de largo alcance para hacer frente a la delincuencia fuertemente armada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *